¿Por qué nadie nos tiene en cuenta?

Nuestros padres rara vez piensan en nosotros mientras están enfrascados en sus batallas. Menos aún consultan nuestra opinión o la tienen en cuenta.

El personal de los juzgados debería velar por nuestros intereses. Sólo somos un expediente más al que hacen el mismo caso que a los demás.

Para los jueces que llevan casos de familia, nuestro bienestar debería ser la principal preocupación. Salvo excepciones honrosas suelen decretar nuestra orfandad artifical de uno de nuestros padres y de toda la familia extensa.

Incluso el fiscal tiene entre sus funciones ejercer como abogado que defienda nuestros intereses. Suele brillar por su ausencia a pesar de la obligación legal de ser parte en el procedimiento.

Los políticos no sólo saben que no votamos sino que tampoco protestamos. Ni piensan en nosotros.

Nuestros padres, y nosotros mismos, pasamos por la cadena de montaje de esta industria del divorcio sin que se tengan en cuenta nuestras necesidades.

Hemos de cambiar esta situación tan ilógica como dañina y perjudicial.

En España se producen anualmente más de cien mil separaciones y/o divorcios. En la inmensa mayoría de las mismas se ven implicados menores que, totalmente ajenos a las discusiones de sus padres, son quienes más sufren por las batallas de sus padres.

Las consecuencias para los hijos son funestas. Así, según las estadísticas oficiales, los hijos de padres separados tienen:

Mientras nuestros padres dilapidan su vida y su patrimonio, y el nuestro, enfrascados en batallas judiciales promovidas por la legislación vigente que lejos de obligar a acercar posturas provoca el conflicto entre las partes, nosotros nos sentimos abandonados y no queridos por el progenitor que se convierte en mero visitador. Nos vemos inmersos en las discusiones de nuestros padres quienes nos piden que nos posicionemos a favor de uno de ellos y nos enfrentemos al otro. Cualquiera que haya preguntado a un niño con cuál de sus padres quiere estar, habrá obtenido la misma respuesta: "Quiero estar con papá y mamá".

Resulta incomprensible que el legislador y el aparato judicial promueva nuestra orfandad en vez de nuestro bienestar. Sólo se puede entender conociendo la descomunal cifra de dinero que mueve las separaciones conyugales. Sólo se entiende viendo la multitud de "profesionales" que viven a costa de nuestro dolor y sufrimiento.

Queremos cambiar la legislación actual. Queremos que la Custodia Compartida sea la norma y no la excepción porque los niños necesitamos del cariño, conocimientos y experiencia de nuestras dos familias, la paterna y la materna. Queremos que los padres que no son capaces de llegar a un acuerdo sensato tras su separación, sean obligados por la legislación y los jueces a no privarnos del contacto y cariño de nuestro padre y de nuestra madre.

Necesitamos de tu ayuda. Si eres afectado, ponte en contacto con nosotros. Aunque sólo sea para compartir experiencias.

Aunque nuestros padres se quieran divorciar porque son incapaces de convivir bajo el mismo techo, nosotros no tenemos problema alguno en vivir con los dos porque les queremos a los dos. Nosotros no queremos divorciarnos de nuestros padres.

 

Encuesta sobre Custodia Compartida y denuncias falsas. 


 

 

a

Colabora con nosotros.

Página en construcción. Disculpen los errores.